Papardelle con alcachofas y jamón ibérico.

Hoy os presentamos la cuarta de la serie de recetas originales y creativas con jamón de la chef Clara Saura para tus ocasiones especiales…

Antes de empezar se tiene que tener claro que jamón vas a utilizar, porque cada categoría tiene su sabor característico, debido a los meses de curación y a la alimentación del cerdo de donde proviene la pieza, en nuestros posts anteriores te enseñamos todo lo relacionado al ibérico y a su elaboración.

Empezamos con una receta suculenta y sana:

Papardelle con alcachofas y jamón ibérico

Ingredientes:
  • 400g de Papardelle
  • 4 alcachofas.
  • 200g. de jamón ibérico de bellota.
  • 4 ajos tiernos.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal y pimienta.
  • Unas láminas de parmesano.
  • Soporte técnico:
  • Cuchillo, tostadora, soplete o horno.
  • Elaboración:
Soporte técnico:

Cuchillo, olla, sartén.

Elaboración de la receta:

Limpiar y cortar las alcachofas (dejar en agua y perejil para que no se oxiden).

Limpiar los ajos tiernos y cortar en trozos pequeños.

En una sartén con aceite de oliva saltear las alcachofas con los ajos tiernos, ya salados.

Añadir el jamón previamente cortado a tiras.

Poner agua a hervir en una olla. Cuando el agua hierva, salar. Hervir los Papardelle. Escurrir los Papardelle y añadir a la sartén.

Saltear el conjunto y rectificar de pimienta.

Servir acompañado de unas láminas de parmesano.

Servir con el queso aún caliente.

Bon appetit!

Sugerencias a tener en cuenta para esta receta:

Para que la alcachofa no se oxide y no se modifique su sabor, que es lo que ocurre si lo dejamos con limón, nuestra opinión la más eficaz es utilizar una rama de perejil. Antes de empezar a limpiar las alcachofas, hay que tener preparado un recipiente con agua fría y en él le añadimos una rama de perejil, y en cuanto cortemos las alcachofas las introducimos en el recipiente. Un consejo para que no se te queden las manos ennegrecidas con el óxido de la alcachofa, es limpiarlas y cortarlas con guantes finos, así también evitaremos que el óxido, que nos deja en las manos lo trasfiramos a los otros alimentos cuando los manipulemos, este oxido puede dejar un sabor amargo a cualquier alimento.

A veces encontramos en el corazón de la alcachofa unos pelillos o pelusa. Hay que eliminarla, porque resulta desagradable en su degustación. Es recomendable consumir la alcachofa tierna, recién adquirida.

Descubre nuestra selección de Ibéricos

Visita nuestra tienda online con centenares de Productos Ibéricos de Calidad al mejor precio

Receta con jamón – Papardelle con alcachofas y jamón ibérico.
Vota este artículo